A tiempo

Tiempo

Yo no estaba ciega, cada cosa a su momento llega, quizás era preciso contemplar otros destinos, para compararlos y saber que el mío era contigo.

Yo no estaba ciega, ¿ o sí? Nos dedicamos a estudiarnos por un considerable tiempo, así supimos cada mérito y defecto para compensarlos uno con otro, para llenar vacíos con afectos.

Y siempre se nos corre el tiempo, porque tiene miedo de apagarse en nuestras manos, porque está cansado de acabarse en nuestros brazos, porque en nuestros ojos siempre termina perdido.

Pero es su castigo, el del tiempo, por dejarnos esperando en el frío sin abrigo.

Anuncios

4 comentarios en “A tiempo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s