¿Quién es más grande?

Nos gusta presumir,
subirnos a pedestales,
que el mundo nos aplauda
y que nos digan:
¡Eres grande!

Pero cuidado , cuidado hay
que tener en las alturas
porque cuando esperan de nosotros
asañas y proesas
terminamos cediendo a los deseos de alguien más.

Entonces ¿Qué pasa?
Terminamos confundiendo
vocación con vanidad,
nos atrapan los halagos
y dejamos de mirar.

Nos presionan,
nos piden y nos miden también,
y dejamos de respirar
cuando utilizan la misma medida
para ver cuan altos estás.

Pero aquel que cumple
su propia historia de vida,
aquel que lleva a cabo su humilde misión,
aquel que no se sube a pedestales
porque prefiere subirse a los árboles
es visto como un tonto
sin sueños ni ambiciones,
tan solo por ignorar lo que les dice la sociedad,
pero al final
¿Quién es más grande?

Yo creo que los árboles son más altos
que cualquier pedestal.

Anuncios

En sus ojos

011627789_prevstill

Ayer sepulté un cadáver 

Ayer sepulté un cadáver más, 

En el  amplio cementerio 

Que alguien mas construyó 

En mi jardín trasero.
Tediosa fue la tarea,

Familiar el dolor en el corazón, 

Pero al final

Todo obedece a la misma rutina.
Me preguntaron muchas veces

La causa de muerte,

Pero la respuesta la desconozco 

Y sólo el difunto la puede aclarar.
Porque de decisiones está llena la vida,

Decisiones que aveces no entenderás

Y aunque tratemos siempre que todo sea duradero

Otros deciden que ya es hora de marchar.
Pero lo efímero enseña,

Y los nómadas de los recuerdos

También dejan huellas al pasar

Que nos ayudan a mejorar.
Algún día lo entenderé 

Me dijiste antes de morir

Y un te quiero

Fue tu adiós para mi.
Ahora te has ido a mi cementerio,

No por mi voluntad,

Sino porque creíste 

que era lo mejor para los dos.
Mil gracias por los nuevos momentos

Y aunque empiezo otra etapa de duelo,

Se que algún día dejaré de añorar esos momentos 

Que pasaba junto a ti.
Te mandó un saludo y recuerda por favor

Qué cuando necesites

De apoyo y comprensión 

Aquí siempre voy a estar yo.

Hierro, Hielo y Cristal

Y en el principio…

En el principio era Hierro;

Sostenido firme ante todo,

Indiferente a los cambios,

Insensible al dolor.
Transformado luego en Hielo;

Poderoso y frío,

Capaz de provocar dolor

Y de lavar las grietas para ocultarlas,

Huyendo del calor

Y del cincel destructor.
Luego se hizo Cristal;

Frágil y lleno de claridad,

Por lo que se debía ocultar

Y buscar la seguridad,

Después de todo no le gustaba su vulnerabilidad. 
Y así  se formó;

Con Hierro, Hielo y Cristal,

A veces uno, a veces todos

Pero siempre disfrazado

Para esconder su dañado estado.
Pero un día…

Un día lo encontró el escultor,

Y con cincel en mano, 

Fuego y un diseño planeado,

Comenzó a trabajar.
Nunca titubeó, 

Fue fino y detallista en su labor

Y sin prisa pero con pasión

Sigue trabajando para lograr la perfección,

En aquella creación de barro

Que entre el hierro, hielo y cristal se escondió. 

Hechos para vivir

Resultado de imagen para esculturas

Estamos hechos para vivir
pues la vida es en sí su propio sentido,
estamos hechos para reír,
para bailar, para cantar,
incluso para llorar,
estamos hechos para ser
y no para más,
para agradecer nuestra estadía
en esta tierra común
y saber que no somos únicos,
que hasta los animales son nuestros hermanos,
que estamos todos enlazados,
plantas, animales y humanos
y que se nos dio una razón:
Un jardín para cultivarlo,
el amor para descubrirlo
y un espíritu para encausarlo.
Estamos hechos para vivir,
porque ese es nuestro don predilecto,
para tenerlo todo sin tener nada
y abordar la transitoria vida con calma.

Viajar por la vida

Las imágenes fueron sacadas de internet.

Carta del Gran Jefe Seattle al presidente de EEUU

Me encontré de casualidad con la carta que verán más abajo, una que yo no conocía y probablemente muchos no conocen. La encontré en un comentario de un video (un super precioso video por cierto, tienen que verlo). Al final dejé el link del video por si les da curiosidad. Les pido por favor que se tomen el tiempo de leerla, es larga, sí, pero está empapada de una enorme sabiduría que hoy en día hemos perdido y es realmente triste.

Carta del Gran Jefe Seattle al presidente de EEUU
Autor: Jefe Seattle

En 1854, Franklin Pierce, presidente de los Estados Unidos, “el Gran Jefe de Washington”, hizo una última oferta por una gran extensión de tierras indias antes de lanzar el exterminio, prometiendo crear una “reserva” para el pueblo indígena. Esta es la respuesta del Jefe Seattle.

El gran jefe de Washington manda palabras, quiere comprar nuestras tierras. El gran jefe también manda palabras de amistad y bienaventuranzas. Esto es amable de su parte, puesto que nosotros sabemos que él tiene muy poca necesidad de nuestra amistad. Pero tendremos en cuenta su oferta, porque estamos seguros de que si no obramos así, el hombre blanco vendrá con sus pistolas y tomará nuestras tierras. El gran jefe de Washington puede contar con la palabra del gran jefe Seattle, como pueden nuestros hermanos blancos contar con el retorno de las estaciones. Mis palabras son como las estrellas, nada ocultan.
¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida.
Si no somos, dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómo podrán, ustedes comprarlos?
Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo, cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo.

La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas. Los muertos del hombre blanco olvidan de su país de origen cuando emprenden sus paseos entre las estrellas; en cambio, nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra, puesto que es la madre de los pieles rojas.
Somos parte de la tierra y asimismo, ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; éstos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia.
Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, nos está pidiendo demasiado. También el Gran Jefe nos dice que nos reservará un lugar en el que podamos vivir confortablemente entre nosotros. El se convertirá en nuestro padre y nosotros en sus hijos.
Por ello consideramos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil ya que esta tierra es sagrada para nosotros. El agua cristalina que corre por ríos y arroyuelos no es solamente el agua sino también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes.

El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre. Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed, son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también lo son suyos y, por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra a sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el firmamento, como objeto que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorará la tierra dejando atrás sólo un desierto.

No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada. No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizás también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido parece insultar nuestros oídos. Y, después de todo ¿para qué sirve la vida si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pinos.
El aire tiene un valor inestimable para el piel roja ya que todos los seres comparten un mismo aliento – la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus últimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas.
Por ello consideramos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré condiciones: El hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una máquina humeante puede importar más que el búfalo al nosotros matamos sólo para sobrevivir.
¿Qué seria del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual; porque lo que le suceda a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado. Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos. Esto sabemos: La tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos, todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra.

El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, no queda exento del destino común. Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que Él les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. Él es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco.
Esta tierra tiene un valor inestimable para Él y si se daña se provocaría la ira del Creador. También los blancos se extinguirían, quizás antes que las demás tribus. Contaminen sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos. Pero ustedes caminarán hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza del Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja.
Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos porqué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde esta el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia.
Autor: Jefe Seattle.

http://www.naturalezacuriosa.com/asi-canta-la-tierra-segun-la-nasa-video/

LA POESÍA CAUTIVA — BERKANALUZ

Soy la Poesía, y estoy aquí cautiva en ésta torre, cuyas paredes están echas de letras,… de letras y emociones. De letras que se han ido enquistando de tal manera a lo largo de los siglos, que no me han permitido escaparme. Y tu mi ávido lector, ignoras el porque de mi condena… Puedo volar […]

a través de LA POESÍA CAUTIVA — BERKANALUZ

Este es un post de BERKANALUZ, disfrútenlo.

Princesa de rostro sereno

Y sin darme cuenta

Me convertí en una princesa de rostro sereno,

Al igual que en un principio lo era él. 
Siempre sonreía mostrando calma

Y disimulaba el nudo en mi garganta,

Por el bien del reino 

Que con él decidí gobernar.
Nuestro trabajo era mostrar fortaleza,

Dar esperanza aunque hubieran turbulencias,

Ser un punto de luz cuando el sol no se apareciera.
Pero en nuestro hogar 

Cuando el y yo nos sentábamos a platicar,

Dejábamos de ser aquellos de rostros sereno.
Y aunque reíamos sin parar,

También nuestros preocupaciones podíamos mostrar,

Y juntos una solución podíamos encontrar.
Porque ahí el era mi príncipe de rostro sincero

Y yo su princesa de tantos predicamentos  (jaja)

Porque ahí simplemente éramos el y yo 

Y no necesitábamos nada más. 
Nota: Éste poema es algo así cómo una continuación de un poema que escribí  hace mucho que se llama Mi príncipe de rostro sereno y pues que sentí hacerle una segunda parte, espero espero les guste también éste. 

ENÉSIMA UTOPÍA (CUENTO)

serunserdeluz

ENÉSIMA UTOPÍA

Nave espacial Columbia despegando “abordé una nave transparente, parecida a nuestros cohetes espaciales”

Estando en el tema de “Sueños”, este cuento está basado en un sueño, de esos que llevan una historia coherente desde el principio hasta el fin y al despertar los recuerdas completos. Éste lo edité sólo con puntos y comas, está plasmado tal y como lo soñé.

Para sueños que he recordado al despertar y compartido tal cual, ver también:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/07/04/anoche-te-sone-el-sendero/

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/03/06/los-lagartos/

Este cuento fue mi segundo post, allá hace casi 5 años (2011) no tenía seguidores todavía, pero, con el tiempo, sí hubo algunos comentarios ¡casi 1 por año!.

Eso quiere decir que mis nuevos (y no tan nuevos) amig@s/seguidores/seguid@s no lo han leído y es uno de mis favoritos, por esa razón lo vuelvo a publicar, espero les guste. ❤

nave-nodriza-y-nave-pequec3b1a

ENÉSIMAUTOPÍA

Ya ha pasado mucho tiempo (aunque creo que mi percepción de eso que llaman…

Ver la entrada original 2.236 palabras más

El amor es un hada

Algunos habrán leído ya este poema pero decidí rescatarlo de los post viejos por los nuevos seguidores :3 Espero les guste!!

image

El amor tomó conciencia,
un cuerpo…
Y tiene forma de hada.
Está triste porque nadie cree en él,
Lo toman como un juego,
Como cualquier otra palabra.

El amor se debilita,
No tiene hogar en ningún corazón.
Lo han cambiado por algún sustituto
Pero este es falso:
No tiene olor ni sabor.
Cuando alguien dice “Te amo”
Y no sabe lo que dice
Las alas de aquel hada se rompen
Y volver a volar se le hace difícil.

El amor existe
Pero alguien lo está matando.
Digamos de verdad: Yo amo
¿Qué pasa si se extingue?